Inicio

/

Noticias

/

Enlaces de interés

Beneficios de la Energía Hídrica

domingo, 12 de noviembre de 2017

Beneficios de la Energía Hídrica

La hidroelectricidad constituye la mejor alternativa para generación eléctrica en Colombia debido a su alto potencial, su carácter renovable, limpio y sus bajos costos de generación.

Colombia es un país privilegiado por una amplia oferta hídrica, seis veces el promedio mundial y tres veces el de Latinoamérica.  Dicha oferta hídrica sumada a condiciones topográficas favorables se traduce en un alto potencial hidroeléctrico, siendo la hidroelectricidad la forma más económica de producir energía. Por tanto, esta debe continuar siendo la columna vertebral del sector eléctrico colombiano fundamental para mantener una matriz limpia, renovable, eficiente y confiable. 

La hidroelectricidad tiene grandes atributos y genera una serie de externalidades positivas desde el punto de vista social y ambiental. Es una fuente limpia, pues no consume agua ni altera su calidad, no compite por el recurso y facilita otros usos. Es baja en carbono y por tanto ayuda a mitigar los efectos del Cambio Climático por sus bajas emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y por desplazar energía proveniente de combustibles fósiles. Sus desarrollos poseen una amplia vida útil con más de 100 años demostrados y posibilidades de adaptación tecnológica. 

Los embalses son la forma más económica y sostenible de almacenamiento de agua y energía; capitalizan los principales atributos de la hidroelectricidad respaldando la operación de otras fuentes de generación y mejorando la flexibilidad y confiabilidad del sistema; fomentan la seguridad energética y la estabilidad de los precios de la energía reduciendo los efectos de la variabilidad climática y mejoran la resiliencia de varios usos como riego, generación eléctrica y agua potable.

El sector eléctrico en Colombia ha superado períodos críticos de escasez hídrica (El fenómeno El Niño) con una participación hidroeléctrica de más del 50%, reflejando la resiliencia aportada por los embalses. 

Mejores prácticas: bases para el desarrollo sustentable y la paz territorial

La hidroelectricidad desarrollada de manera responsable y sostenible contribuye a generar oportunidades y prosperidad en las regiones.

Con el fin de evitar consecuencias ambientales y sociales adversas, la concepción actual de los proyectos hidroeléctricos incorpora criterios de sostenibilidad en las diferentes etapas de diseño, construcción y operación, en línea con las mejores prácticas internacionales del sector.

La hidroelectricidad permite y potencia el desarrollo de otras actividades y usos como la agricultura con sistemas de riego, el consumo humano, el transporte, el turismo y recreación, la pesca artesanal con fines comerciales, el control de inundaciones, entre otros. Así mismo, la construcción y operación de proyectos hidroeléctricos provee recursos para la protección de los ecosistemas, la conservación de hábitats y para el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades en las zonas de influencia. 

Los proyectos hidroeléctricos son una oportunidad para la recuperación y el desarrollo de regiones afectadas por el conflicto armado y actividades ilícitas facilitando la sustitución de cultivos y restauración ecológica de zonas afectadas por minería ilegal. 

Gestionar el agua de manera sustentable es el mayor desafío de este siglo. Su gestión debe ser abordada colectivamente desde los territorios en torno a planes y políticas concretas, que promuevan su uso como un recurso público que debe ser protegido y debidamente administrado.

Colombia necesita encaminar su desarrollo económico en una dirección ambientalmente más sostenible y socialmente más equitativa, y por tanto la hidroelectricidad se convierte en una oportunidad para lograr este propósito, ya que aún tiene mucho potencial y un largo camino por recorrer en la formulación de políticas sólidas.